General Dynamics se enfrenta a pérdidas de hasta 2.600 millones de dólares por una disputa entre Canadá y Arabia Saudita

El Gobierno de Canadá ha lanzado un salvavidas a la empresa aumentando sus propios pedidos de LAV y realizando un importante anticipo sobre futuras compras

LAV-FSV 8x8 durante una exhibición en Arabia Saudita

  • Arabia Saudita ha congelado los pagos de los 8×8 LAV debido a un contencioso diplomático con Canadá.
  • Funcionarios canadienses realizaron el pasado verano declaraciones en favor de activistas árabes pro-derechos humanos, que habían sido detenidos por Riad.
  • El agujero en las cuentas de la empresa norteamericana podría aumentar hasta los 2.600 millones de dólares en los próximos meses, pues la línea de producción del 8×8 LAV sigue en marcha.
  • El Gobierno de Canadá ha lanzado un salvavidas a la empresa aumentando sus propios pedidos de LAV y realizando un importante anticipo sobre futuras compras.

Una batalla diplomática en curso entre Canadá y Arabia Saudita está golpeando fuertemente a la firma de defensa estadounidense General Dynamics, provocándole unas pérdidas temporales de alrededor de 1.500 millones de dólares dado que Arabia ha decidido suspender los pagos del contrato firmado en 2014 para dotarse de 928 blindados 8×8 LAV. Un contrato que había sido recortado en 2018 hasta las 742 unidades y que inicialmente había sido valorado en unos 15.000 millones de dólares, pues incluía, entre otras cosas, también la entrega de 119 obuses de 105mm.

La información acerca del agujero financiero que la actitud saudita había provocado en las cuentas de la empresa fue dada a conocer a finales del pasado mes, durante la publicación de los resultados trimestrales de general Dynamics, haciéndose referencia a pérdidas en torno al billón y medio (americano) de dólares por los vehículos que habían sido entregados al reino árabe, pero que no habían sido abonados. Además, según temen en la empresa, la cantidad adeudada por Arabia Saudita podría seguir creciendo hasta alcanzar en breve los 2.600 millones de dólares, pues la producción de los vehículos está en marcha y el perjuicio de parar la línea de montaje podría ser peor que el causado por la decisión saudí.

Carros de Combate y Vehículos Blindados

En palabras del CEO de General Dynamics, Phebe Novakovic «los pagos de nuestro programa internacional fuera de Canadá se han mantenido lentos» aunque también quiso aclarar que «no hay disputa sobre el hecho de que se nos debe. Es simplemente una cuestión de tiempo, y todavía tenemos esperanzas de resolverlo para fin de año». Mientras tanto la empresa prosigue con el montaje de nuevos vehículos, esperando que la diplomacia siga su curso y que la solución no se postergue en demasía, pues según diversos analistas este agujero financiero está teniendo ya un impacto real sobre las cuentas de la empresa.

Lo más curioso del caso es que, al menos técnicamente, Arabia Saudita no le debe nada a General Dynamics y es que las ventas militares se realizan a través de la Corporación Comercial Canadiense, que actúa como intermediario. Sin embargo, General Dynamics efectivamente está recibiendo el golpe, ya que CCC no puede pagar los vehículos si el reino árabe no realiza la transferencia necesario.

VCR 8×8

Mientras tanto, el gobierno canadiense está intentando mediar y buscar una solución que satisfaga a todos y, de hecho, el pasado año, para tratar de echar un cable a la empresa armamentística, ya aumentó sus propias compras de vehículos LAV entregando de paso a General Dynamics un importante anticipo sobre esas futuras adquisiciones, en lo que se interpreta como una forma de salvaguardar la situación de una empresa que deja una gran carga de trabajo en el país.

Arabia Saudita es un cliente tradicional de la industria de defensa tanto estadounidense como canadiense, habiendo adquirido desde 2017 diversos equipos por valor ni más ni menos que de 26.300 millones. De hecho, solo en 2018; el reino árabe recibió material militar comprado en Canadá por valor de 1.300 millones de dólares, lo que le convierte en el socio internacional más importante para el país de la hoja de arce, solo por detrás, como es lógico, de los Estados Unidos. Es más, en las últimas décadas Arabia ha hecho pedidos de vehículos LAV por un total de más de 1.400 unidades.

Familias Acorazadas

El problema ahora es que en agosto de 2018 funcionarios canadienses hicieron diversas declaraciones en apoyo de los activistas pro-derechos humanos detenidos por Riad, en un gesto que ha sido interpretado por el gobierno saudita como un ataque. Así, a pesar de que en 2014 ambos países acordaron la venta a Arabia de 928 vehículos por un total de 14.800 millones de dólares incluso a pesar de la oposición dentro de Canadá a la decisión del gobierno encabezado por Trudeau, Arabia Saudita ha decidido castigar la «osadía» de los funcionarios norteamericanos haciendo daño allí donde más duele.