Alemania se niega a recibir dos Airbus A400M por sus fallos técnicos

Se han detectado problemas con las tuercas de espiga que fijan las hélices, los soportes de los motores o las cámaras de combustión

A400M de la Fuerza Aérea Alemana. Fuente - Wikipedia.

 

  • Alemania se niega a recibir dos Airbus A400M por sus fallos técnicos.
  • Se han detectado problemas con las tuercas de espiga que fijan las hélices, los soportes de los motores o las cámaras de combustión.
  • Todos estos errores inesperados obligan a extender las revisiones entre misión y misión, afectando a la operatividad de la flota de A400M.

La Fuerza Aérea de Alemania (Luftwaffe) confirmó ayer miércoles que había decidido no aceptar la entrega de dos nuevos aviones de transporte Airbus A400M debido a que no se habían solucionado los problemas técnicos que aquejan a este modelo y que la institución ya había denunciado anteriormente.

En concreto, los portavoces de la Luftwaffe se refirieron a que, aunque se habían recibido 31 de lo 53 aparatos encargados, muchos de los problemas continuaban sin solución, problemas que afectaban incluso a las tuercas que fijaban las hélices a los motores y que obligaban a gastar más tiempo del debido en tareas de inspección entre misión y misión, lo que tiene un importante efecto sobre la operatividad de la flota, pese a que para Airbus no se trate de problemas críticos de seguridad.

Hito clave del Airbus A400M al lanzar 80 paracaidistas en una sola pasada

De hecho, la empresa se ha apresurado a explicar a los medios que: «Somos conscientes de los hallazgos relacionados con los pernos de espiga de la hélice en algunos de nuestros aviones. Esto no es crítico para la seguridad y nuestros clientes continúan aceptando y operando sus aviones». Algo que en este caso no parece ser cierto, vista la negativa alemana a seguir recibiendo estos aparatos.

En cualquier caso, además de esa declaración, la empresa informó también acerca de los trabajos que está llevando a cabo con el subcontratista Europrop International (EPI), el consorcio responsable de proporcionar los motores de turbohélice del A400M, así como con Ratier-Figeac, la compañía francesa que fabrica las hélices, con la intención de solucionar de una vez por todas el problema y aliviar así la necesidad de inspecciones.

El Airbus A400M realiza con éxito sus primeros contactos con un H225M para lograr el repostaje en vuelo de helicópteros

Por otra parte, parece no ser el único problema detectado, y es que la Fuerza Aérea Alemana ha hecho también referencia a problemas con los soportes de los motores, las cámaras de combustión y algún componente más relacionado con la motorización en el que se debe gastar tiempo no previsto en revisiones para detectar posibles grietas, algo que no había sido avisado por el fabricante antes de la firma del contrato de compra.

Además, la Luftwaffe se refirió también a la incapacidad de estos aparatos a la hora de llevar a cabo todas las misiones asignadas a pesar de las revisiones adicionales que se realizaban. En concreto, el portavoz de la Fuerza Aérea Alemana dijo: «Los defectos técnicos generales y la constatación de que los dos aviones que se entregarán tampoco poseen las características que estaban garantizadas en el contrato, han provocado que las fuerzas armadas alemanas rechacen estos aviones».

Airbus y la OCCAR firman la modificación del contrato del A400M

El avión de transporte A400M se contrató en 2003 para lograr que los socios de programa contasen con una capacidad de transporte aéreo independiente para apoyar misiones militares o humanitarias, en lugar de confiar en el C-130 Hercules o en el C -17. Desde sus inicios ha sido un programa cuestionado y es que, a pesar de las innegables capacidades de los aparatos, el problema ha sido de organización industrias y gestión y solo un rescate de 3.500 millones de euros por parte de Bélgica, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Luxemburgo, España y Turquía ha permitido mantener el programa vivo después de alcanzar un punto crítico hacia 2010 por los retrasos y sobrecostes.