Serco logra un contrato clave en el programa FFG(X)

El contrato, valorado en 43 millones de dólares, le sitúa en una posición clave al otorgarle el papel de asesor en temas como el diseño y modelado 3D, la integración de sistemas, el mantenimiento y la gestión del ciclo de vida

Candidatos al Programa FFG(X)

 

  • Serco Inc., empresa de ingeniería estadounidense que se dedica a la provisión de servicios profesionales, tecnológicos y de gestión, acaba de hacerse con un contrato clave para el futuro del Programa FFG(X), del que deben salir las futuras fragatas que equiparán a la US Navy.
  • El contrato, valorado en 43 millones de dólares, le sitúa en una posición clave al otorgarle el papel de asesor en temas como el diseño y modelado 3D, la integración de sistemas, el mantenimiento y la gestión del ciclo de vida.
  • Después de la elección de Serco como empresa que proveerá servicios de asesoramiento, se espera que en los próximos meses se elija al ganador definitivo de un programa valorado en más de 20.000 millones de dólares.

Serco Inc., empresa de ingeniería estadounidense que se dedica a la provisión de servicios profesionales, tecnológicos y de gestión, acaba de hacerse con un contrato clave para el futuro del Programa FFG(X), del que deben salir las futuras fragatas que equiparán a la US Navy.

El acuerdo, por valor de 43 millones de dólares por el momento, situará a Serco en una posición vital dentro del programa pues su labor será la de asesorar a la propia US Navy en todo lo relativo al diseño técnico de las futuras fragatas, incluyendo temas como la arquitectura de red y la ciberseguridad, la integración de los diversos subsistemas y las pruebas de los mismos. Además, Serco se encargará de diseñar los planes integrados de apoyo logístico de dichos buques, estableciendo además previsiones precisas sobre los costes de operación y mantenimiento.

La US Navy acelera el programa de fragatas FFG(X) al que opta Navantia

Serco asesorará a la Armada sobre cuestiones de diseño técnico y modelado 3D, establecerá la arquitectura de red y la ciberseguridad de los sistemas de barcos, desarrollará parámetros de integración de sistemas y requisitos de prueba, establecerá planes integrados de apoyo logístico para la clase de barco y mantendrá estimaciones precisas de costos para la Armada. En resumen, se convertirá en un actor clave de un programa valorado en más de 20.000 millones de dólares y en el que los cuatro participantes supervivientes, después de la retirada de Lockheed Martin hace unos meses, tienen puestas grandes esperanzas.

En relación al contrato obtenido, Vince Stammetti, Vicepresidente Senior de la Unidad de Negocios Marítimos, Ingeniería, Tecnología y Sostenibilidad de Serco, afirmó que: “El Programa FFG(X) es crítico para la futura estructura de la fuerza de la US Navy. Nos enorgullece ser parte de este programa y esperamos con ansia trabajar con nuestros clientes para diseñar y entregar este buque de guerra a nuestros marinos».

Armadas huecas

Por su parte, Dave Dacquino, Presidente y CEO de Serco Inc, dijo: «A través de nuestra experiencia en programas de adquisición obtuvimos capacidades líderes en la industria en cuanto a diseño de buques de superficie y submarinos, servicios de ingeniería y construcción. Estoy entusiasmado con la victoria lograda, ya que esto es lo que imaginamos para el negocio de Sistemas Navales».

Ahora resta por elegir el candidato ganador de un concurso que se espera finalice a lo largo del próximo año, dando comienzo poco tiempo después la construcción del buque líder de su serie, al que seguirán en una primera fase nueve buques más. Posteriormente, aunque en principio la idea es contratar una veintena de buques, ya hay medios y grupos de presión que hablan de la posibilidad, en función de sus virtudes, de que el contrato alcance una treintena de fragatas en las próximas décadas.

 

 

Lockheed Martin se retira del concurso

El programa FFG(X), destinado a dotar a la US Navy de hasta una veintena de fragatas en los próximos años y que debe decidirse en breve acaba de sufrir un nuevo sobresalto con la retirada de Lockheed Martin, uno de los candidatos más fuertes y además, fabricante del sistema AEGIS y los VLS Mk-41 que dotan, además de a su propia propuesta, basada en los LCS de la clase Freedom, a la de Navantia y Bath Iron Works, sobre la base de nuestras F-100.

La renuncia del gigante de la defensa norteamericano podría ser más complicada de lo que parece, pues más allá de las opciones que tenía de imponerse, dificulta también las opciones que la compañía italiana Fincantieri tiene de hacerse con el concurso, aunque sea de forma testimonial, ya que de ganar el candidato transalpino, la construcción de las nuevas fragatas, que estarían basadas en el diseño franco-italiano FREMM, debería realizarse en las instalaciones de Marinette Marine, propiedad de Lockheed, aunque es difícil que esta empresa renuncie a semejante carga de trabajo.

Letalidad Distribuida

En cualquier caso, pase lo que pase, es prácticamente seguro que Lockheed seguirá obteniendo beneficios del programa FFG(X), toda vez que es el diseñador y fabricante de buena parte de los componentes que dotarán al nuevo buque, sea cual sea el ganador.

La US Navy está preparando una partida presupuestaria de 1.300 millones de dólares para el Año Fiscal 2020 con la intención de comprar la que sería la primera fragata del Programa FFG(X) y también el primer buque de este tipo en décadas, desde que renunciaran a estos barcos polivalentes y optaran por una armada en la que las tareas de escolta recaían básicamente en cruceros y destructores.

General Dynamics Bath Iron Works desvela el diseño de las futuras fragatas de la US Navy basado en las F-100

Se espera que con dicha cantidad se pueda dar un impulso agresivo al programa, se culminen los trabajos de ingeniería y sea el primer paso para adquirir el primero de nueve cascos entre 2020 y 2024, aunque se espera que el programa se extienda mucho más allá hasta alcanzar como mínimo dos decenas de unidades.

La US Navy está preparada para adjudicar el contrato final de diseño y construcción para el programa de fragatas en 2020, y se estima que la entrega del primer barco se realizaría seis años después, según un borrador de solicitud de propuesta emitida la semana pasada. Además, se espera que el coste del primer buque de la serie, notablemente más caro que sus hermanos, sea del orden de los 1.300 millones de dólares presupuestados o, lo que es lo mismo, unos 400 millones de dólares menos que un destructor de la clase Arleigh Burke, al menos en su última evolución, denominada Flight III.

Tras la retirada de Lockheed Martin, los cuatro candidatos todavía en liza son General Dynamics Bath Iron Works junto con Navantia, Huntington Ingalls, Fincantieri y Austal USA.