Escribano llega a Australia de la mano de Moog

La empresa australiana, especialista en sensores y sistemas optrónicos y la empresa madrileña han llegado a un acuerdo para comercializar en las Antípodas las estaciones remotas Sentinel 2.0

 

  • Escribano llega a Australia de la mano de Moog
  • La empresa australiana, especialista en sensores y sistemas optrónicos y la empresa madrileña han llegado a un acuerdo para comercializar en las Antípodas las estaciones remotas Sentinel 2.0.
  • Escribano se beneficiará de la posición de esta empresa, tratando de abrir un nuevo mercado para sus productos en una de las zonas (Asia-Pacífico) que está viviendo un mayor incremento del gasto en defensa y de la inversión en nuevos sistemas.

Moog Australia es una de las principales empresas del sector en el país austral, contando en su plantilla con más de 11.000 empleados que desarrollan su trabajo en torno a los sistemas de control de movimiento y las aplicaciones para dispositivos aeroespaciales, con una contribución destacada en programas como los F/A-18 Hornet y Super Hornet o los aviones de transporte táctico C-27J entre otros.

Proveedor oficial del gobierno aussie, también ha tenido parte importante en programas terrestres como los vehículos ASLAV, los carros de combate M1A1 y los sempiternos M113, mientras que en el sector naval ha colaborado en el desarrollo de alguno de los componentes de la clase Collins. Ahora Escribano se beneficiará de la posición de esta empresa, tratando de abrir un nuevo mercado para sus productos en una de las zonas (Asia-Pacífico) que está viviendo un mayor incremento del gasto en defensa y de la inversión en nuevos sistemas.

Escribano, por su parte, ha pasado de ser una pequeña empresa familiar que mecanizaba piezas para automóviles a tener 300 empleados, exportar el 90% de su producción y facturar más de 50 millones de euros. Y esta alianza promete multiplicar las cifras en los próximos ejercicios contables. Javier Escribano, CEO de la compañía española ha firmado el acuerdo con Bryan O’Connor, director general de Moog Australia. La joya de la corona de ese pacto es la Estación Remota de Armas Navales Sentinel 30, entre otras estaciones navales de menor calibre así como estaciones remotas de armas terrestres.

 

 

RWS Sentinel en la fragata F-82

Hace escasas semanas la fragata F-82 Victoria, de la Armada Española, partía desde el puerto de Rota hacia el Cuerno de África, en donde se ha integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), que desarrolla la operación Atalanta en la que será la primera ocasión para probar en un escenario real las nuevas torres RWS Sentinel 2.0 de Escribano M&E de las que ya adelantamos a nuestros lectores en exclusiva el primer vídeo funcionando a bordo de la Victoria.

Recordemos que la empresa con sede en Alcalá de Henares logró vender a la Armada Española 34 de estos sistemas, además de 8 preinstalaciones por un total de 6 millones de euros y que servirán para defender los principales navíos de la Armada frente a diversas amenazas, entre las que cabe destacar las asimétricas, amén de servir entre otras cosas para la lucha contra la piratería, algo que se podrá comprobar en los próximos meses gracias a esta misión.

 

 

Un año de éxitos

En los últimos meses Escribano ha estado presente en numerosas ferias y eventos a lo largo y ancho del globo, como es el caso de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (FEINDEF), la primera de estas características celebrada en España. Escribano Mechanical & Engineering, siguiendo su apuesta por mostrar la innovación en este sector, ha participado en este evento como Patrocinador Platino.

Además, Escribano se ha hecho con importantes contratos, como el que junto a Pap Tecnos y Rafael le ha llevado a suministrar hasta 44 estaciones de armas manejadas remotamente para la Armada Española, 34 estaciones de armas navales, 10 estaciones terrestres y 8 preinstalaciones.

El contrato se dividirá de tal forma que Escribano se hará cargo de la entrega de las 34 estaciones navales, que serán de su modelo Sentinel, mientras que Pap Tecnos y Rafael entregarán la decena de torretas terrestres restantes, que serán de su modelo Mini Samson.

Asimismo, en colaboración con Indra y Leonardo ha formado el consorcio Trium-DRS, que comercializará la estación de armas Cerberus, dotada de un cañón de diseño norteamericano Mark 44 de 30 mm, una ametralladora coaxial de origen alemán MG-3A1 y la posibilidad de añadir un lanzador doble de misiles contracarro que presumiblemente serán TOW o Spike.

La protección balística puede ir del grado 2 al 4, cuenta con doble mando para el artillero y el comandante del vehículo, cámara térmica, visor de alta resolución digital, telémetro láser, y todo ello por duplicado para los dos tripulantes expresados anteriormente.

Es interesante hacer notar el acrónimo DRS, que va en la línea de las políticas industriales de defensa de la última década, procurando mejorar la imagen de esta firma y poner el acento en los beneficios económicos y de empleo que este tipo de sociedades de defensa aportan a nuestro país.