La unión de CSSC y CSIC da lugar al mayor constructor naval del mundo

China Shipbuilding Group contará con más de 300.000 empleados y activos por valor de 112.000 millones de dólares

 

  • La unión de los gigantes chinos CSSC y CSIC da lugar al mayor constructor naval del mundo
  • La nueva empresa, bautizada como China Shipbuilding Group contará con más de 300.000 empleados y activos por valor de 112.000 millones de dólares.
  • Las empresas habían formado parte de una sola corporación hasta hace dos décadas. Ahora, la reunificación permitirá ahorros y sinergias notables para una empresa con intereses en todo el globo tanto en el sector civil como en el militar.

Las dos principales empresas estatales de construcción naval de China, CSIC y CSSC, se fusionaron oficialmente el pasado 26 de noviembre de 2019, creando el mayor constructor naval del mundo, bajo la denominación China Shipbuilding Group.

El nuevo gigante industrial China será la primera empresa del sector a nivel global, superando a la nacida tras la fusión de las surcoreanas Hyundai Heavy Industries (HHI) y Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering (DSME). El nuevo dispondrá de 147 institutos de investigación, docenas de unidades de negocios y compañías cotizadas con activos totales de 790 mil millones de yuanes (112.000 millones de dólares al cambio actual), así como de una plantilla de 310.000 empleados.

La fusión de ambas empresas se oficializó mediante una ceremonia en la que Hao Peng, secretario del Partido Comunista Chino y director de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos del Consejo de Estado, señaló que el establecimiento del nuevo grupo de construcción naval responde a una necesidad urgente de promover el desarrollo de la tecnología de defensa de China.

Sin embargo, a pesar de que la PLAN ocupará un lugar fundamental en la estrategia de este nuevo gigante industrial, que debe responder a la enorme demanda derivada del rearme chino, los políticos de Pekin van más allá y consideran esta fusión como parte de un plan mucho mayor destinado a profundizar en la reforma de las empresas controladas por el estado, asegurando en este caso la competitividad de la industria de construcción naval china ante rivales como los citados surcoreanos, pero también japoneses y cada vez en mayor medida hindúes o turcos.

 

 

A la espera del segundo portaaviones

China continúa a la espera de que el segundo portaaviones de la Armada del Ejército Popular de Liberación, conocido hasta ahora como Tipo 001A a la espera de que se desvelen su nombre y numeral definitivos, entre en servicio, algo que estaba previsto para antes de que finalice el año.

El Tipo 001A  ha sido diseñado por los ingenieros del Instituto 701 del grupo CSIC sobre la base del Proyecto 1134.5 Varyag soviético, actualmente renombrado como Liaoning (Tipo 001) y en servicio con el PLAN tras una profunda reforma. A diferencia del primer portaaviones chino, el Tipo 001A  es más que una variación del modelo original y su desplazamiento y capacidades son notablemente mayores, alcanzando las 70.000 toneladas a plena carga, frente a las 58.600 del diseño original. Además, también hay variaciones en su ala aérea embarcada, que estará compuesta por un mayor número de cazabombarderos Shenyang J-15.

Los medios estatales apenas han ofrecido algún tipo de información sobre las últimas pruebas de mar a las que ha sido sometido, aunque estas han tenido lugar en el Mar Amarillo y, según parece, a tenor de las informaciones que circulan por diversos foros chinos, se habrían llevado a cabo en dos etapas. En un primer momento, entre el 1 y el 4 de agosto y en una segunda fase entre los días 6 y 22, dado que son las fechas en que la autoridad marítima emitió notificaciones recomendando a los buques civiles no acercarse a una zona delimitada en la que se llevarían a cabo maniobras navales.

Con la incorporación de su segundo portaaviones, la PLAN podrá al fin desplegar permanentemente un grupo aeronaval en sus áreas de interés, un paso importante para el país, pero todavía insuficiente dada la necesidad de cubrir tanto el Mar de la China Meridional como el Mar de la China Oriental, algo para lo que necesitan, según sus estimaciones, un total de seis grupos de portaaviones si, como pretenden, el objetivo es competir con los EE. UU. por la supremacía en la región Asia-Pacífico.

Por otra parte, los nuevos portaaviones serán vitales para hacer frente a una Armada India que está llevando a cabo sus propios desarrollos y que podría ser un importante obstáculo en los planes chinos de expansión naval hacia el Índico y de control de sus líneas de comunicación marítimas (SLOC) que, gracias a proyectos como la Nueva Ruta de la Seda, están tomando alcance global.

Para saber más:

Problemas para la Armada China

Tres nuevos buques espía para la Armada China