Nuevo relevo en el Destacamento Orión

El 36º contingente se hace cargo del destacamento para continuar en su compromiso de proporcionar vigilancia y prevención contra la piratería en el océano Índico

Miembros del 35º contingente durante el relevo. Fuente - EMAD

 

  • El 36º contingente se hace cargo del destacamento para continuar en su compromiso de proporcionar vigilancia y prevención contra la piratería en el océano Índico.
  • A lo largo de estos últimos cuatro meses, el 35º contingente ha realizado unas 50 misiones de vigilancia de superficie y de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento.
  • El Destacamento Aéreo «Orión» ha cumplido recientemente 11 años en la misión de lucha contra la piratería en el Índico.

En la Base francesa BA188 de Yibuti, donde el contingente español tiene desplegado su avión P-3 Orión perteneciente al Ala 11 del Ejército del Aire, el teniente coronel Antonio Luis Esteban Muñoz ha recibido el relevo de manos del teniente coronel Miguel Ángel Saez Nievas. Dicho acto ha sido presidido por el general de división Francisco Braco Carbó, jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones (MOPS).

El destacamento Orión, integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EU NAVFOR) Somalia, continúa el compromiso de las Fuerzas Armadas españolas frente a la amenaza de la piratería que afecta a las embarcaciones del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP por sus siglas en inglés) y a los buques que transitan por aguas de Somalia, golfo de Adén y océano Índico Occidental.

A lo largo de estos últimos cuatro meses, el 35º contingente ha realizado unas 50 misiones de vigilancia de superficie y de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR por sus siglas en inglés), apoyando desde el aire a los buques de la operación ‘Atalanta’ con más de 400 horas de vuelo. Uno de los éxitos remarcables de este contingente ha sido la colaboración en la búsqueda y localización de unos buceadores que quedaron a la deriva en el estrecho de Bab el Mandeb el pasado 12 de noviembre.

El contingente está compuesto por unos 60 aviadores de diferentes unidades del Ejército del Aire y de la Armada. La mayor parte del destacamento está formado por personal del Grupo 22 (Ala 11, Morón de la Frontera), unidad a la que pertenece el avión P3M asignado a la operación.

 

 

Más de una década luchando contra la piratería

El Destacamento Aéreo «Orión» ha cumplido 11 años en la misión de lucha contra la piratería en el Índico. En septiembre de 2008 España lanzó la operación “Centinela Índico” en respuesta al aumento de la piratería en las costas de Somalia, lo que amenazaba directamente a la flota pesquera española y el tráfico marítimo general. Con tal motivo, se desplegó un avión P.3M Orión de patrulla marítima en la Base Aérea 188 “Coronel Massart”, en Yibuti, junto con un contingente de unos 50 militares y los medios de apoyo necesarios.

El Ejército del Aire ya había operado antes desde aquel país de África, pero esta era la primera ocasión en la que se desplegaba como parte de una operación estrictamente nacional en labores de prevención, vigilancia y protección de los pesqueros y mercantes españoles frente a los ataques de piratería. Poco después, la Unión Europea decidió constituir una fuerza combinada, la EUNAVFOR, que aglutinó unidades de diversos países bajo la denominada Operación Atalanta, pasando a integrarse el Destacamento «Orión» en dicha operación en enero del año 2009.

Se acaban de cumplir por tanto 11 años de operación continuada del destacamento español en Yibuti, un esfuerzo coordinado con el resto de miembros de la Unión Europea que ha logrado reducir drásticamente las actividades ilegales relacionadas con la piratería: de alrededor de 250 ataques contra buques a prácticamente cero en la actualidad. La navegación en el Índico disfruta hoy de niveles de seguridad desconocidos en épocas anteriores y los envíos del Programa Mundial de Alimentos a los países ribereños destinatarios circulan sin interrupción.

El esfuerzo del Destacamento «Orión» queda patente en los hitos que ha ido alcanzando: casi 12.000 horas de vuelo, más de 1.500 misiones realizadas, 35 rotaciones de personal y, dentro de ellas, 67 rotaciones de tripulación y mantenimiento. Un trabajo que no hubiese sido posible sin el apoyo de toda la cadena de sostenimiento nacional, que involucra a Mandos y Unidades del Mando de Operaciones y del Ejército del Aire y que ha mantenido el flujo constante de personal y material necesario para llevar a cabo la misión en este punto remoto de África.